25 de junio de 2010

El Mundial y la tecnología ...

Con la fiebre del Mundial de Fútbol que se vive por todos lados, encontré la nota que adjunto, en la que la NASA indica que, luego de un estudio comparativo entre el balón de este campeonato (Jabulani) y el  Teamgeist (balón oficial de Alemania 2006) resulta que el primero desarrolla trayectoria impredecibles por encima de los  72 Km/h, que es la velocidad promedio que alcanza un disparo de tiro libre desde el borde del área, según refiere la nota, sin contar que a esto se deben sumar factores como la presión atmosférica que varía de una ciudad a otra donde se juegan los partidos, etc. (Para más información, haga click en el titular de esta nota).


Hay quienes creen que se quisiera utilizar la información para encontrar una justificación para la triste performance de equipos como Francia, que salió descalificado pese a ser el actual campeón mundial, o de Estados Unidos que clasificó con un gol de último minuto y que tal vez no pase la siguiente etapa.  Leyendo los comentarios delos fans,  encontré además de lo señalado (expresado en un lenguaje por demás particular), que son pocos los hombres que alaban el derroche de tecnología, teniendo en contra a una amplia mayoría que prefiere la calidad del jugador mismo, refiriendo que el que sabe jugar debiera poder hacerlo con cualquier pelota, inclusive las antiguas, de cuero de vaca cosido que sin tanto desarrollo tecnológico nos permitió clasificar a varios mundiales.

Como yo sé de fútbol lo mismo que usted de aeronáutica, lo importante no me resulta el tema dela pelota o del Mundial, sino la reflexión de cómo la tecnología ha invadido todas las esferas de nuestra vida, sin embargo nadie se detiene a pensar si ello es necesario. Pareciera que debemos seguir una carrera tecnológica por mejorarlo todo tanto como los avances de la ciencia y la tecnología lo permitan, sin embargo ¿es así?
Recuerdo cuando tuve a mis hijos mayores, no había la posibilidad de conocer el sexo hasta el momento del nacimiento, sin embargo unos años después, cuando esperaba a la última, eso ya no era así. Las mamás desean saberlo cuanto antes y reciben la noticia en su consulta del quinto o sexto mes, y cuando el niño nace tiene nombre, cuarto decorado según su género y hasta ajuar adecuadamente  elegido. 
¿Qué se ha ganado? No creo que nada importante. En cambio se ha perdido la ilusión, la hermosa incertidumbre que te hacía esperar "que fuera sano" por encima de un sexo en particular, y permitía que se rebozara de dicha, fuera varón o niña. Sobre la ropa, nadie compraba o tejía rosado hasta después de que naciera, y generalmente el regalo de un familiar te llenaba el vacío. El cuarto del bebé?? Igual, colores neutros o pintado raudo mientras la madre y el bebé estaban en el hospital y luego con la abuelita que ayudaba en los primeros días.  
Entiendo que sin una computadora no estaría publicando estas ideas ni existiría mucho de lo que ven nuestros ojos o tocan nuestras manos, que un celular nos ayuda a comunicarnos de manera maravillosa, que  hay equipos de sonido que permiten una experiencia increíble al escuchar música o que ciertos electrodomésticos nos ayudan con las tareas del hogar para poder dedicar el tiempo a la familia en lugar de pasarse horas refregando calcetines o moliendo alimentos con un batán. Sin embargo todo debe ser ponderado, analizado, y creo que muchas veces no nos detenemos a pensar si tanta tecnología es necesaria en nuestra vida y la adquirimos sólo porque "es lo último" o porque nos la publicitan muy bien (porque son millones los que están siempre en juego) y nada más. 

24 de junio de 2010

Sobre la crisis española de matrimonio y reproducción

Una noticia de un diario español habla de "la peor crisis de la familia en 10 años".  Resulta que sus políticas familiares (y tal vez incluso de inmigración) podrían revisarse al comprobarse en las estadísticas 2009 una disminución en la natalidad (5% menos que el año anterior) y también una disminución de casi un 11% en las parejas que contrajeron matrimonio.  A decir de la nota las parejas que tenían 1.46 hijos en promedio (es decir que algo más de mujeres tenían dos hijos y otras sólo uno) demuestran un retroceso pues, especialmente entre el sector de extranjeros, la natalidad venía siendo creciente.

Según la información publicada “para el INE, el descenso es «el efecto combinado de una reducción progresiva del número de mujeres en edad fértil y de una menor fecundidad»”.  A los españoles estos argumentos les suenan a cuento chino y ven en la noticia desde ribetes políticos hasta condiciones económicas que han disminuido para la independización de los jóvenes, que en el país es mucho más temprana que en poblaciones latinoamericanas. Pero lo que  parecer ser un hecho es que habrán  más parejas no casadas y las parejas, casadas o no,  tienen menor tendencia a procrear hijos.

Sobre el primer aspecto del tema se puede debatir hasta el cansancio, desde la postura ultraradical que habla del matrimonio como de una institución en decadencia, hasta  de la postura de la Iglesia que considera el tema como un síntoma de degradación social y humana.

Creo que un justo medio es más recomendable. El matrimonio (civil o religioso) me parece una institución  necesaria como garantía de un cierto orden social que proteja a los ciudadanos, especialmente a la prole y mantener en un nivel  adecuado la movilidad de las parejas, evitando que caigamos en una promiscuidad insoportable.

Sé que me van a decir que cada quien tiene derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo, y tengo que reconocer eso como cierto, pero cuando hay hijos, el valor de la premisa expira súbitamente y sin marcha atrás. Cuando se examinan las ideas todo es posible, pues hablamos de temas abstractos, pero la falta de educación, principios , autocontrol, etc.,  se evidencia en el crecimiento de males como el sida, la violencia de pareja, la cantidad de niños abandonados en todos los países. ¿Se necesita mayor argumento sobre la falta de madurez en relación al sexo?  Es un problema serio que se verá con mayor claridad en unos pocos años.

El tema de los hijos, es de otra especie: egoísmo puro. El consumismo que nos empuja a querer tener (casa, auto, viajes, más títulos académicos, más dinero, etc.) antes que una familia. Muchas veces ni siquiera se discute el tema porque parece venir embotellado con el título universitario o la crisis económica.

Para los europeos es un problema de población que resuelven a duras penas con la migración, pero esa solución dejará de ser efectiva en la medida que los inmigrantes copien los patrones sociales que han producido esta situación.

Ciudades desiertas, ciudadanos egocéntricos.
Qué viva el progreso.

23 de junio de 2010

El Cáncer de seno y el amor por nosotras mismas

El cáncer ha caminado cerca de mí, me ha rondado y tal vez hasta me haya guiñado un ojo, como imagino le ha pasado a mucha gente, pero hace unas semanas me afectó de forma más estrecha, pues una amiga muy cercana está padeciendo la enfermedad. Me chocó mucho la noticia y no paré hasta la consulta para el papanicolau (cuello de útero) y la mamografía.
Pero la verdad es que es un tema estadístico: Toda mujer, pasando los 40 años en promedio, está expuesta a sufrir cáncer de mamas. De hecho en Estados Unidos en el 2006  más de 190,000 mujeres recibieron un diagnóstico de cáncer de mama y más de 40,000  murieron por ese mal.
Todos los años, más de 1,1 millón de mujeres en todo el mundo recibe el diagnóstico de cáncer de mama por primera vez. Esto representa aproximadamente el 10% de todos los casos nuevos de cáncer y el 23% de todos los tipos de cáncer en mujeres. En el Perú en el 2002 se reportaron 3.845 casos nuevos de cáncer de mama, enfermedad que ocupa el segundo lugar de muerte por cáncer.
De cada ocho mujeres una probablemente desarrollará cáncer de seno y su probabilidad de morir  es de aproximadamente 1 en 35. Siendo un tipo de cáncer altamente prevenible, es importante tomar conciencia de la importancia del problema. La disminución de la mortalidad por este mal es resultado no sólo de mejores tratamientos sino sobre todo de una detección más temprana.
¿Qué es el cáncer?

El cáncer ocurre cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Las células normales se dividen y crecen de manera ordenada, mientras que las células cancerosas no lo hacen. Éstas continúan creciendo y desplazando a las células normales. Aunque existen muchos tipos de cáncer, todos tienen en común un crecimiento incontrolable de las células.

Los diferentes tipos de cáncer pueden comportarse de manera muy distinta y lo que sucede a alguien con cáncer de pulmón puede no tener ninguna similitud para quien tenga uno de páncreas o de mama, y es por eso que requieren atención altamente especializada tan pronto como sea posible, para evitar que células cancerosas se desprenden del tumor y se propagan a otras partes del cuerpo por medio de la sangre o del sistema linfático, generalizándose la enfermedad (lo que se conoce como metástasis).

¿Qué es el cáncer de seno?

El cáncer de seno es un tumor maligno (canceroso) que se origina de las células del seno. Éste está formado por glándulas mamarias, tejido adiposo y conectivo, vasos sanguíneos y vasos linfáticos. La mayoría de los cánceres del seno comienzan en las células que recubren los conductos lácteos, algunos inician en los lobulillos (cáncer lobulillar), y un pequeño número de casos se origina en otros tejidos. El sistema linfático es una de las principales maneras en que los cánceres en el seno pueden propagarse, a través de los ganglios linfáticos  (pequeños grupos, en forma de frijol, de células del sistema inmunitario que luchan contra las infecciones). Mientras más ganglios linfáticos (en la axila) contengan cáncer, mayor es la probabilidad de que haya cáncer en otros órganos también.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

Los principales factores de riesgo, es decir, aspectos que aumentan las probabilidades de que una persona contraiga la enfermedad, son:
·           Fumar
·           Consumir alcohol
·           Alimentación alta n grasas
·           Antecedentes familiares de cáncer de seno
·           La edad, pues se presenta en mayor proporción en mujeres 45-55 años
·           Inicio temprano de menstruación (antes de los 12 años),por una mayor exposición a hormonas de estrógeno y progesterona.
·           Primer embarazo después de los treinta años.
·           El consumo de bebidas con alcohol está claramente asociado a un aumento n el riesgo de padecer cáncer de seno. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que se limite la cantidad de consumo de alcohol a no más de una bebida por día, si es que consume bebidas con alcohol.
·           El sobrepeso u obesidad está asociado como un factor de riesgo de cáncer de seno, especialmente para las mujeres después de la menopausia o si el aumento de peso ha ocurrido en la edad adulta. Además, el riesgo parece ser mayor si la grasa adicional se encuentra alrededor de la cintura.
·          Falta de ejercicio. Hay estudios que han demostrado que el ejercicio reduce el riesgo del cáncer de seno. La única pregunta es determinar cuánto ejercicio es necesario. Se considera que  1 1/2  a  2 1/2 horas de caminata a la semana se puede reducir el riesgo en un 18%. La Sociedad Americana del Cáncer sugiere hacer ejercicio por cinco o más días por semana durante 45 a 60 minutos cada sesión.

Riesgo del cáncer de seno y decisiones en el estilo de vida

Muchas mujeres han tomado decisiones que a otras pueden parecer radicales, pero las asumen como una forma de protección de su vida. Una de ellas es la mastectomía radical voluntaria, cuando existen muchos factores de riesgo, de forma que extirpan la posibilidad de contraer la enfermedad junto con los senos que la hubieran alojado.  Sin embargo otras tal vez no adopten medidas tan radicales, que muchas veces pueden afectar su maternidad, por ejemplo, pero sí cuidan más su alimentación, su peso y se preocupan por sus chequeos médicos periódicos.

¿Se puede prevenir el cáncer de seno?

Aparentemente no existe un sistema de prevención 100% seguro, pero sí hay algunas cosas que debemos hacer para reducir las probabilidades de adquirir la enfermedad.

1.    Cuida lo que ingresa a tu cuerpo: bebidas, alimentos, tabaco. Come salud.
2.    Haz ejercicio y trata de mantener un peso saludable.
3.    Evita recibir terapias hormonales (postmenopáusicas).
4.    Si existen casos  de cáncer en tu familia, es un factor que no puedes evitar, pero sí puedes realizar exámenes periódicos para detectar cualquier anormalidad en una etapa temprana y 100% curable.

¿Cómo puedes detectar si tienes cáncer de seno?

Lo ideal es detectar la enfermedad antes de que manifieste síntomas (pus en el pezón, grandes bultos en el seno, etc.) mediante el autoexamen o el control médico anual en el cual puedas percibir una pequeña protuberancia. Las pruebas para la detección temprana del cáncer de seno salvan miles de vidas cada año.
El Autoexamen de los senos está indicado para toda mujer a partir de los 20 años de edad.  Es importante acudir al médico si encuentra: un bultito, hinchazón, irritación o formación de hoyuelos o hendiduras en la piel, dolor o retracción (contracción) de los pezones, enrojecimiento o descamación de los pezones o de la piel de los senos, o una secreción que no sea leche materna. Muchos de estos síntomas pueden responder a otras enfermedades, pero deberán ser descartadas por un médico.
También es recomendable realizar una mamografía anual a mujeres de 40 años en adelante aunque gocen de buen estado de salud, ya que algunas formas de cáncer se esconden en lo profundo del seno y no se perciben en la palpación..

Mi amiga, tu amiga, la vecina, la cantante, la empleada doméstica... da igual. 
Sea aquí, en la China, en África... somos mujeres, madres en la gran mayoría de casos. Mujeres que merecemos vivir y no morir cada día en todo el mundo por no haber detectado a tiempo un cambio en los senos. 

Lo más triste es que es síntoma de un mal muy grave: poco amor por nosotras mismas.

Que no te ocurra.
Mereces vivir.
Cuídate. Chequéate. Protégete. 

VIVE.

22 de junio de 2010

Viviendo entre la realidad y la ficción

">
Es del diario vivir. Quien no haya mentido nunca que levante la primera piedra (o haga click!).
La realidad ¿existe? Hay tantas realidades, la que vemos, la que queremos ver, la que nos decimos que vemos y la que proyectamos a los demás (y probablemente muchas otras más).
El tema es cuando comenzamos a mentirnos a nosotros mismos... ahí sí estamos de más.
Dejo un video que me ha gustado mucho de una española espectacular: .
Ponerse los audífonos o encender los parlantes.

21 de junio de 2010

Madres que trabajan, madres culpables

Hoy me encontré con una amiga por la calle y conversamos unos minutos, sobre cómo nos iba porque ambas habíamos trabajado en la misma empresa, aunque ella dejó el trabajo unos meses antes que yo. Ambas estábamos de acuerdo en que nos sentíamos muy agradecidas de poder dedicarle más tiempo a nuestras respectivas hijas y comentábamos cuánto habían mejorado desde que estábamos más tiempo en casa. ¡Parecíamos loros repitiendo una lo que decía la otra! Pero la verdad es que la experiencia... era la misma.

Cuando trabajaba e esta empresa, en la que la exigencia era sumamente alta y muchas veces no podía volver a mi casa hasta tarde en la noche (y muchos compañeros se quedaban hasta mucho más tarde que yo) me sentía muy contenta porque el trabajo era muy estimulante y había mucho que hacer... hasta que volvía a casa. Mi esposo que trabajaba hasta las 4:00 p.m. me apoyaba atendiendo a mi hija con sus quehaceres escolares, sin embargo no era suficiente y ella reclamaba la presencia materna. Al llegar me encontraba con una niña con actitud negativa, que sólo reclamaba una y otra cosa y no ponía esfuerzo en el estudio. Con frecuencia me enteraba que había llegado con una anotación sobre su comportamiento y eso terminaba de fastidiarme.

Yo sentía que estaba tratando de darle lo mejor que podía y salía corriendo para verla, a veces haciendo paradas en las librerías para comprarle algún material de última hora, pero parecía que nada era suficiente y la relación entre las dos se volvió un solo de conflictos y pleitos. Parecía que sólo después de una regañada me hacía caso y yo tenía claro que así no podía seguir la situación.

Cuando salí del trabajo todo comenzó a cambiar.Poco a poco mi hija volvió a ser la niña cariñosa y alegre que siempre fue. Dejó de buscarme pleito por cualquier pequeñez y en cambio estaba colaboradora y entusiasta y lentamente comenzó a mejorar en sus estudios y en su conducta en el colegio. En casa el cambio fue notorio y al cabo de dos meses la situación es otra.

Yo me siento muy feliz por eso, realmente es una felicidad poder darle a mi hija todo el tiempo y la atención que necesita para sentirse segura, pero también necesito trabajar (además de que que gusta mucho!!). No sé si podré seguir con trabajos free lance y dedicándole mi atención casi al 100%, y si logro ingresar a una empresa... ¿regresaremos a la situación inicial?

Esta situación es la misma por la que atraviesan millones de mujeres en todo el mundo. Años atrás existían mayores recursos familiares (tías, abuelas, madres) que brindaban un significativo respaldo en la crianza de los hijos, aún cuando la necesidad, por parte de las mujeres madres, era mucho menor. Hoy, que es más urgente y necesaria, no está más y el dilema es realmente desolador. ¿Trabajo o cuido a mis hijos? ¿Podré sentirme orgullosa de realizarme profesionalmente sabiendo que les estoy restando algo que necesitan de mí? ¿Cuánto beneficio significa un ingreso adicional para la familia a costa de prescindir de la presencia de la madre en el hogar? ¿Podré sentirme realizada con sólo cuidar de mis hijos y mi hogar?

Los hombres no sufren estas incertidumbres porque nadie espera que sean los responsables de la crianza de la prole, pero a las mujeres el guante nos cae completito. Y por el solo hecho de ser mujeres, y madres, tenemos que escoger entre dos opciones que nos reporta una dosis de sacrificio particular... y cargar para siempre con el sentimiento de culpa... sin importar lo que hayamos elegido.

14 de junio de 2010

Sobre el asesinato de Stephany Flores, a los 21 años...


¿Pensamos en la muerte como algo real y posible para nosotros?

Mi sobrino, que vive en otro país, aún sin familia, acaba de enviar un email a la familia comentándonos sus previsiones en caso de muerte accidental.
más allá de las incidencias del caso, particularidades y puntos de vista respecto a sus deseos y decisiones, me encontré con una especie de bloqueo mental en cuanto al tema. Si hubiera estado frente a mí le hubiera dicho: "calla, qué cosas dices... hablemos de otro tema".

Yo pensaba que era una persona abierta a todo este espacio, pues he tenido varias pérdidas personales muy cercanas y devastadoras, así como las otras, menos directas, y que entre unas y otras, ya el tema de la muerte me resultaba familiar y de fácil abordaje, sin embargo, mi respuesta instintiva a este correo me demuestra que no era así. Y todavía me queda, entonces, mucho pan por rebanar, y hacer una nueva expedición de introspección para ver por qué cuernos me cuesta tanto hablar de la muerte... siendo que es una condición irremediable de todo ser vivo y que si bien puede postergarse un tanto, llegará sí o sí, no importa lo que nos guste o no.

Mucha gente la acepta con más naturalidad, no sé si tiene relación con la forma como nos aferramos a lo que tenemos, afectos, propiedades, sueños, planes... podría ser que quienes no tienen tanto que perder se "suelten" más fácilmente? Si es así, estoy perdida...mis afectos terrenales me tienen atrapada, y me resisto a perder nuevamente a quien amo...

El tema de la fe es también relevante, pero justamente era, supuestamente, mi fortaleza, pues creo que regresamos al Creador y nuestra esencia no desaparece, se transforma, y de algún modo nos encontraremos con quienes no adelantaron en el viaje. ¿Eso no debiera ser suficiente para tranquilizar a mi subconciente? Al parecer no.

Aún no me resulta fácil pensar en esto...y por eso escribo estas líneas, a sabiendas de que tal vez nadie las lea, pero que así mis dudas y reflexiones seguirán dando vueltas por el ciberespacio, tal vez aún después de que yo deje de estar aquí...

8 de junio de 2010

Comenzando... otra vez


Es increíble la cantidad de blogs que saturan el ciber espacio... ¡y ahora también éste!
Como neófita en el tema, y con muchas cosas para compartir (eso de ser comunicadora tiene sus defectos, también) comencé con un tema, lo borré, seguí con otro, lo borré, abrí otro blog (algo que debí hacer desde un principio si la emoción no me hubiese llevado cargada..)y nuevamente estoy aquí.
No sé si alguien me acompañe en esta aventura, pero me aventuraré igual...