8 de agosto de 2014

Que no te estafen con falsa stevia

¡Ya me amargué! 
Yo he estado muy campante y feliz, buscando consumir menos azúcar y beneficiar mi salud, consumiendo hace meses la archifamosa Stevia, incluso se le sirvo a mi familia y a quienes vienen a casa, en alguna bebida que les pueda invitar. Lo que no sabía era que en lugar de Stevia estamos consumiendo  ¡¡¡ciclamato de sodio y sacarina por montones!!! Estoy verdaderamente amarga y no hay endulzante que me lo quite.
Este es otro de los casos denunciados de adulteración.
Si su envase es como este... ¡ya sabe qué hacer con él!
Estos recontra hijos de la $%$·/%%, no sólo venden productos ilegales pues no cuentan con controles sanitarios ni nada de nada, ni siquiera rebajan el producto disminuyendo su concentración... NOOOOOOO.. estos forajidos ladrones sinvergüenzas lo cambian por uno que no tiene stevia más que en la foto de la etiqueta y que endulza, sí, pero a un alto costo para la salud.
De hecho, en Bolivia hay mucha difusión sobre el tema (puede ver: https://www.youtube.com/watch?v=VuaROc3eKao) y hasta se han abierto procesos legales de investigación por parte de la Defensoría del Usuario y el Consumidor contra las empresas que adulteraran el producto y venden por Stevia otra cosa totalmente diferente, lo que constituye una estafa absoluta y una amenaza a la salud pública.
De acuerdo a lo que denuncia Zulma Camacho, sel sitio http://www.opinion.com.bo, los resultados de un estudio en el I Simposio de producción y comercialización de Stevia en Bolivia, habría un área cultivada de stevia en Bolivia de entre 12 a 15 hectáreas, lo que permitiría, haciendo un cálculo sumamente optimista, para producir 3 mil frascos al año (de 80 grs), lo que no tiene relación con lo que se comercializa en ese país ni lo que se exporta a Chile y Perú, principalmente. "Según datos proporcionados por la Cámara Boliviana de Stevia, para cubrir la producción de todos los frascos que se comercializan en el mercado local, se requería 300 a 400 Has de stevia", agrega.
En Chile también hay un movimiento fuerte para controlar esta estafa masiva. En un blog se informa, sobre una Secretaría Regional Ministerial de Salud (Seremi) cuyo titular, Manuel Fernández Ibacache, hace “un llamado a la comunidad a no adquirir este producto que se comercializa tanto en la región de forma ilegal o es adquirido en la ciudad fronteriza de Tacna porque, además de no contar con nuestra autorización, es una falsificación que pone en riesgo la salud de la comunidad. Lejos de ser un producto natural es un producto químico que tiene un 98% de ciclamato”. En Perú ya se dio la alarma en los medios (http://www.frecuencialatina.com/90/noticias/informe-especial-mafia-estafa-a-personas-con-stevia-adulterada) aunque aún no hay un pronunciamiento oficial.

¿Qué ponen en lugar de Stevia?  
  1. Sacarina (proviene del petróleo o alquitrán de hulla, derivado del carbón mineral). se sospecha que en dosis altas (5 a 7,5% de la dieta) podría producir un efecto cancerígeno por la irritación contínua que produce al alterar la composición de la orina. de hecho su uso está prohibido en Canadá y en Japón, principalmente.
  2. Ciclamato de Sodio: intensificante del sabor, que puede consumirse en ligeras dosis, es noscivo en uso continuo. Está prohibido por la FDA en USA, en Japon, Inglaterra y Francia.
Es de Ripley: las personas que consumimos stevia es porque buscamos productos naturales que ayuden a nuestra buena salud, así como personas enfermas de diabetes, o quienes cuidan su peso, pero todos nos fuimos de cara contra un muro porque estos productos y sus ingredientes son nocivos para nuestra salud.

¿Cómo reconocer la auténtica stevia?
Según el sitio web de NutraStevia (http://www.nutrastevia.pe/nutrablog/venta-de-stevia-adulterada-es-danina-para-la-salud), hay tres aspectos que saltan a la vista:
  1. El color debe ser blanco, esto afianzará su contenido de rebaudiosido A.
  2. Su textura no deberá ser ni granulada ni cristalizada (como el ajinomoto), en esos casos se tratará entonces de ciclamato de sodio. Lo óptimo es que sea un polvo ligero y limpio.
  3. Con respeto al sabor, debe ser dulce y hacer sentir el sabor de la planta de Stevia, sin embargo, deberá contener un retrogusto, un ligero sabor amargo.
Por ello, es muy importante que antes de adquirir cualquier producto no sólo leamos con detenimiento las etiquetas sino que lo hagamos de proveedores confiables.
Por mi parte, ya tiré mi pseudostevia a la basura y buscaré un producto real que no me engañe ni amenace mi salud para volver a disfrutar la dulzura de la vida.