11 de febrero de 2012

Descansa, Whitney.



La noticia de la muerte de Whitney Houston, a los 48 años, es lamentable, absurda.
Una gran pérdida la de una artista de su talla: Fue la cantante femenina más premiada de todos los tiempos, según el libro de Records Guinness. Entre los galardones que recibió se cuentan dos premios Emmy, seis Grammy, 30 Billboard Music y 22 American Music Award.
La dulzura y potencia de su voz combinadas con su gracia y encanto, la convirtieron en una verdadera estrella. Su música me acompañó, como a tanta gente, en momentos de alegría o tristeza, en el romance y en el dolor de la soledad. Una voz privilegiada.
Supongo que, como en muchos otros casos, la luz que irradiaba y el éxito que la rodeaba no resultaron suficiente para hacerla feliz; tal vez pese a ser el ídolo de millones no encontró el amor que todos necesitamos para vivir y realizarnos.
El espejismo del éxito, una vez más, nos demuestra con dolor que corremos tras de una ilusión. Elvis, Marilyn Monroe, Jimmy Hendrix, Janis Joplin, Michael Jackson, Karen Carpenter, Amy Winehouse... la lista es larga y triste. Tanto talento...
Dejo aquí una de sus muchas canciones, "Run to you".

5 comentarios:

  1. Sara Arangurifebrero 12, 2012

    Recien me entere por este articulo del fallecimiento de Whitney,lo cual me apena mucho pues soy una de sus fans. Es lamentable saber que personajes tan queridos y seguidos por tanta gente en el mundo, no son felices. Dios la guarde en su gloria!

    ResponderEliminar
  2. Creo que el tema es ese, justamente. Son la envidia de millones y se cambiarían con facilidad por alguien con menos fama pero más amor a su alrededor. Muchas veces el vértigo del estilo de vida que deben llevar los introduce a un mundo de somníferos para descansar y anfetaminas para estar luego alerta y con energía, sin contar los antidepresivos de diversa índole y otras cosas más. Si a eso le sumamos consumo de drogas (bueno, hablemos de drogas ilegales, ya que las anteriores también lo vienen siendo) la cosa es harto complicada para la salud de cualquiera.
    Sin embargo, sin ser experta en el asunto, en mi opinión más que un tema médico lo subyacente es un tema de autoestima. No puedo explicarme de otro modo que una mujer hermosa, llena de dinero, realizada en lo que más le apasionó en la vida, que fue cantar, tuvo que quedarse atada a un pobre y triste fulano que lo único que hizo por ella fue desgraciarla y volverla adicta.
    Quién lo puede saber... a veces tener menos... puede ser tener mucho más.
    Abrace a su pareja, a sus hijos, a sus amigos, comparta amor, y no se queje tanto de las dificultades de la vida. Todos las tenemos.

    ResponderEliminar
  3. Y gracias por el comentario.
    Te esperamos siempre por aquí.

    ResponderEliminar
  4. La soledad es en muchas personas una gran compañera para la vida, cuando la descubres en tí y la amas, y juntos entienden que la vida es un estado maravilloso para sentirla intensamente...vivirla amando a plenitud cada sonrisa y cada dolor hasta el final de nuestro tiempo...cuando hallamos dentro y más allá de nosotros la mano de El nuestro gran amigo...es posible no sentirnos jamás solos...ésa fuente inmensa de sentimientos y sonidos maravillosos habitando cada suceso de nuestras vidas se ha ido...lo lamentamos...tampoco entiendo como seres con don tan maravilloso no puedan envejecer junto a nuestra anónima existencia...

    ResponderEliminar
  5. Creo que es cierto lo que dices, la soledad puede ser compañía cuando se aprende a convivir con ella, de forma que no nos conduzca a la depresión sino que sea un espacio para producir y disfrutar en solitario. El tema es que hay personas rodeadas de gente que viven sumidos en la soledad. Y eso sí es triste.
    Ahora que, habría que saber si, en este caso por ejemplo, esto no fue una guerra perdida luego de muchas batallas libradas, tal vez con mayor o menor éxito. Quiero decir que a veces pensamos que por tener dinero tienen todo a sus favor, sin embargo la carencias emocionales, por ejemplo, no se compensan con dinero, y requieren una vida entera de luchas interiores para aprender a vivir con ellas y mantenerlas bajo control, domesticadas, por así decirlo.
    No sabemos si esa estrella fulgurante fue una gran luchadora que tuvo, como todos, momentos malos y batallas perdidas, pero que se recuperó otras tantas veces y.... siguió luchando.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios son valiosos.
¡Comparte tus ideas con nosotros!