25 de octubre de 2013

Un dulce y silencioso suicidio: las bebidas gaseosas

Con cada vaso de refresco azucarado (gaseosa, soda) incrementamos nuestro consumo diario de azúcar en grandes proporciones y, en la mayoría de casos, sin saberlo.
Aunque las cantidades varían, dependiendo del tamaño del envase y el tipo de refresco, se estima que un vaso de gaseosa contiene más de cinco cucharaditas de azúcar. Como lo leyó: CINCO.
Claro, luego de semejante ingesta de azúcar nos sentimos mejor, más contentos y energizados, porque el nivel de glucosa se elevó en un triz, pero luego bajará y nos pedirá más. ¿Le suena familiar?
De lo que no somos conscientes es que semejante exceso, cuando es frecuente, eleva no sólo el nivel de glucosa, sino también el de triglicéridos y colesterol, de modo que aumenta en nuestro organismo el riesgo de padecer enfermedades vasculares, colesterol y diabetes. Así de simple.
Según la OMS "el aumento del sobrepeso y la obesidad en todo el mundo es uno de los principales desafíos para la salud pública. Personas de todas las edades y condiciones se enfrentan a este tipo de malnutrición, a consecuencia de la cual están aumentando vertiginosamente, incluso en los países en desarrollo, las tasas de diabetes y de otras enfermedades relacionadas con el régimen alimentario. En los países en desarrollo hasta el 20% de los niños menores de 5 años tienen sobrepeso".
La desnutrición es el precio de la pobreza. La obesidad y la diabetes, consecuencia del consumo excesivo de azúcar, es el precio por ser una sociedad con desarrollo económico, ignorante y consumista.

Cantidad de azúcar por tipo de refresco (en gramos y cucharaditas)
En México se está tomando acción sobre este tema, y han formado una organización llamada "Alianza por la Salud Alimentaria", que  agrupa a un conjunto de asociaciones civiles, organizaciones sociales y profesionales, interesadas en aportar soluciones a la epidemia de sobrepeso y obesidad en su país, en contraparte a la desnutrición que afecta a los sectores más pobres, y viene trabajando comprometidos con la labor formativa, mientras exigen al Poder Ejecutivo y Legislativo "el reconocimiento efectivo de los derechos de la infancia y a la alimentación, el agua y la salud, mediante el desarrollo e implementación urgente de una política integral de combate a la epidemia de obesidad y a la desnutrición".
Si se piensa en el consumo de un solo día, para algunos no parece mayor cosa, pero si multiplicamos la cantidad de azúcar de una bebida de 600 ml al día, por todo un año, podríamos estar hablando de  un consumo de 23 kg de azúcar, adicionales al resto de nuestro consumo alimenticio. Pero a los intereses económicos de las megaindustrias de refrescos, golosinas y demás, obviamente no les conviene que se difunda esto.
La campaña “¿Te comerías 12 cucharadas de azúcar?, ¿por qué te las bebes en un refresco?”, trata de concientizar a las familias sobre este tema, y ha tenido muy buena acogida entre los mexicanos, aunque los logros se tendrán que evaluar más adelante.

Las loncheras
Una medida importante la tienen en su mano las madres de familia, pues son las que pueden influir en los hábitos de sus hijos pequeños, en lugar de enviarles gaseosas o jugos envasados en la lonchera escolar de sus hijos,  más una galleta dulce u otro producto envasado, facilitando que en el futuro adquieran sobrepeso o diabetes.
En Lima el Instituto Nacional de Salud (INS) del Ministerio de Salud,  indica que los escolares peruanos "estarían consumiendo mensualmente más de dos kilos azúcar al beber una botella de gaseosa personal (600ml) y una galleta con relleno dulce" (que contiene 3 cucharaditas de azúcar), lo que supera los niveles máximos permitidos de azúcar al día para un menor en edad escolar.

Las sugerencias para modificar la dieta cotidiana y aumentar el gasto de energía, publicadas en un informe de la OMS, son las que todos sabemos pero no aplicamos:
  • la reducción de los alimentos muy energéticos ricos en grasas saturadas y azúcar;
  • la disminución de la cantidad de sal en la dieta;
  • el aumento de la ingesta de frutas y hortalizas frescas;
  • la práctica de actividad física moderada durante, por lo menos, una hora al día.
Según el informe, las pruebas científicas sugieren que un consumo excesivo de alimentos muy energéticos puede favorecer el aumento de peso, por lo que insta a limitar el consumo de grasas saturadas y trans, azúcar y sal, que se encuentran frecuentemente en los piqueos, alimentos preparados y bebidas envasadas.
Para mí queda claro. Ni una más.

ACTUALIZACIÓN (11-12-13):
El siguiente enlace es de un video que analiza las consecuencias de ingerir bebidas gaseosas, Coca Cola en este caso. Véanlo, es muy claro. Se llama "La brutalmente honesta publicidad de Coca Cola que jamás verás en TV".

http://www.upsocl.com/comunidad/la-brutalmente-honesta-publicidad-de-coca-cola-que-jamas-veras-en-la-tv/#

Más info en:
http://elcomercio.pe/gastronomia/1412472/noticia-vaso-gaseosa-contiene-mas-cinco-cucharadas-azucar
http://alianzasalud.org.mx/2013/05/cantidad-de-azucar-en-los-refrescos-mas-comunes/
http://alianzasalud.org.mx/2013/05/presentamos-nuestra-campana-te-comerias-12-cucharadas-de-azucar/
http://peru.com/estilo-de-vida/salud/escolares-consumen-exceso-azucar-loncheras-no-saludables-noticia-129268

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios son valiosos.
¡Comparte tus ideas con nosotros!