15 de enero de 2013

Bridget Jones y la búsqueda de la felicidad


En estos días estoy un poco rara y medio feeling... (éste parece que será un verano nostálgico). Revisando artículos anteriores del blog, encontré uno de febrero del 2011: ¿Dónde está la felicidad? (http://elrincondelakatarsis.blogspot.com/2011/02/donde-esta-la-felicidad.html) y me doy cuenta de que el tiempo no pasa en vano y hoy tengo el panorama más claro, o al menos, más sereno. Pero me puse a releerlo y estuve pensando en cómo a veces perdemos la brújula y olvidamos la importancia de tener cerca alguien en quien confiar y a quien amar, que te conoce con todos tus detallitos (los buenos, los malos y los recontrafeos, pero ahí sigue), y que busca amanecer contigo y construir un sueño juntos. La importancia de la pareja. Y es que los amigos son importantísimos, son divertidos, te escuchan sin censurarte, te acompañan cuando lo necesitas y siempre te comprenden (aunque a veces no sea así, porque... ¡jamás te lo dirán!), pero es tu pareja la única que te acompañará siempre, la que será tu soporte y tu alegría a lo largo del camino de la vida.
Entonces vino a mi memoria que hace unos días vi (por vez número no sé cuántos) la segunda parte del Diario de Bridget Jones, una linda película que para mí tiene un valor especial por mostrar con mucha claridad como muchas veces las mujeres somos idiotas y actuamos de forma inmadura a la hora de elegir en el campo del amor.

Si bien la protagonista no era una lumbrera, era una buena chica (ya no tan joven) que tomaba terribles decisiones de forma casi sistemática, y eso les pasa a millones de mujeres. ¿Por qué? No creo en la mala suerte, pero sí en que muchas veces nos centramos en lo que esperamos del otro, lo que creemos que debería hacer o decir, en lugar de evaluar lo que es realmente importante: conducta (¿cómo es conmigo, con los demás?), valores (¿qué le parece importante?) y perspectiva de vida (¿qué busca del hoy y del mañana? ¿es compatible con lo que espero yo?).
Hay una edad en que las mujeres mueren por los prototipos seductores, atractivos y despreocupados, y es muy comprensible, teniendo en cuenta que crecemos acunadas con historias de mujeres frágiles que son rescatadas por príncipes encantadores: Cenicienta, Blancanieves, Rapunzel, Caperucita Roja (no me malinterpreten, pero salvando el tema de la edad, el esquema persiste), etc., en los que nunca nos dicen lo que pasa después, ni cómo enfrentan estas damiselas los cambios de humor del marido (ni los suyos propios con los cambios hormonales), a los hijos que van llegando, los problemas políticos en el reino, ni el tema de los suegros o el servicio doméstico de palacio, y un laaaaargo eteétera.¿Cierto? ¡Ampay!
Pero alejándonos de Walt Disney y los Hermanos Grimm, la vida luego nos enseña que los cuentos son sólo fantasía y que son los hombres buenos y responsables los que saben comprometerse a largo plazo, los que te valoran como persona y no sólo tu juventud o tu figura, los que pueden acompañarte cuando tienes gripe tanto como cuando pueden disfrutar contigo una puesta de sol. En fin, son las personas con quienes puedes lograr la estabilidad que requiere el proyecto y la felicidad de una pareja/familia. Si este enfoque es demasiado conservador para ti, porque has decidido que te gusta el  vértigo y la emoción del no saber qué pasará mañana de los aventureros carismáticos, pues... ¡¡buena suerte!! (la vas a necesitar).
Sobre el punto, la escena de la cárcel es muy ilustrativa. Bridget está resentida con Mark Darcy, pese a que siempre ha sido bueno con ella, porque en el fondo ella quiere un galán seductor como el otro sinverguenza  (Daniel Clever), aunque una y otra vez la ha tratado como basura (te suena familiar???). Y es curioso, y pasa con frecuencia, a veces queremos un hombre que tenga lo atractivo de un tipo (que te hace ver fuegos artificiales en pleno día) pero las cualidades de otro (ese que ni lo miras dos veces pero reconoces que algún día hará muy feliz a una mujer). Y la verdad es que Frankenstein fue sólo una novela y esas combinaciones a pedido...no existe. Reconócelo: ¡las personas vienen ya armaditas!
En fin, Bridget  se molesta porque siente que Mark no llena sus expectativas, porque no le dijo nada cuando se vieron, en la cárcel, y en lugar de valorar que haya ido a ayudarla (fuera como fuera), sabiendo que el otro forajido nunca más se apareció, cuando conversa con las mujeres en su celda y les cuenta sus "penas", se encuentra con la realidad de las pobres creen que comparten su experiencia...porque ellas eran violadas, explotadas, drogadas, por sus parejas. Es una escena  genial. (Puedes verla en inglés en el video adjunto).
Ante el drama de sus compañeras ella no tiene otra salida que mentir y decir que a ella también su prometido le hace lo mismo, como único recurso para no caer en una situación ridícula, que es en la que realmente está: despreciando a un hombre bueno, correcto y que la amaba con tooooodos sus defectos, por simples tonterías. La  escena acaba cuando ella termina de decir las barbaridades imaginarias que supuestamente sufre, mientras piensa, dándose cuenta de su error:  "y yo soy la más grande idiota de todo el mundo" .
Es muy común que en las parejas no sepamos valorar al otro, y a veces se generan grandes conflictos por ello. Eso suele ocurrir cuando nos encerramos en nosotras mismas y le damos y damos en la mente a los recuerdos de las cosas negativas que nos han sucedido, o a aquellos aspectos del otro que querríamos cambiar y que esa persona... ¡no cambia!
Nos levantamos y nos acostamos pensando en lo negativo del otro, como si no tuviera cosas buenas, olvidando todo lo positivo que hace cada día, y dándole TODO EL PESO del problema a los errores que el otro comete o cometió. (Ojo! En ese aspecto, el diario que Bridget lleva y que da su nombre a la película, es una herramienta que fomenta esa obsesión a centrarse solamente en lo que ella quiere, en lo que ella espera y no recibe, etc., mejor dicho, lo que la ayuda a encerrarse más en sí misma... en lugar de escuchar al otro. ¡Mucho cuidado!).
Aunque parezca irónico, en algunos momentos todas las mujeres creo que llegamos a pensar que TODO se arreglaría si tan sólo el otro cambiara esto y esto y esto, pero no miramos hacia nuestro interior. ¿Acaso somos perfectos? es tanto así que con frecuencia la tarea de los consejeros matrimoniales o de los psicólogos, cuando atienden estos casos, se limita a hacer que cada miembro de la pareja vea las cosas desde la perspectiva del otro. ¡Es todo! Porque hasta que no seamos capaces de mirar las cosas desde una perspectiva más abierta, y entender que el otro también tiene quejas y necesidades insatisfechas, nos encerraremos en nuestra limitada visión y estaremos, como Bridget, a punto de mandar todo al barranco, salvo que recapacitemos, o se trate, como en su caso, de una película destinada a tener un final feliz.
Las personas cambiamos un poquito cada día y la vida hace lo propio minuto a minuto. Ya eso es bastante complicación para encima aumentar el asunto con hijos, deudas, trabajo y demás "detallitos". Simplifiquemos nuestra vida escuchando a nuestra pareja y teniendo presente que una relación es un construcción de dos que siguen adelante en un entorno cambiante, convencidas de que ... vale la pena el esfuerzo.
(Gracias, Amor, por seguir conmigo en el camino...).

5 comentarios:

  1. BJ (ambas peliculas) me encantan, por las cosas que pone sobre la balanza de manera tan natural y divertida. Sin embargo muestra esta situacion (rara) en la que derrepente nos movemos las mujeres, que te pase a los 20 es una cosa, pero cuando la vida avanza hay que pensarlo bien, creo que todos tenemos planes y sueños y metas a largo plazo, nos debemos preguntar si este hombre (en mi caso) que esta a mi lado colabora con ello. Y, seamos honestas, ni que nosotras fueramos perfectas, por Dios ellos y nosotras cometemos mil errores todo el tiempo y poner toda la "culpabilidad" de su lado si que es injusto. Por eso es que BJ tiene que mentir no? Porque se da cuenta que la habia regado y a veces OJO es muy tarde, ELLOS no nos esperan como pensamos el novio de BJ "Darci" solo existe en los cuentos y las peliculas. Muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Sí, pues. Si bien es una comedia ligera, también deja mucho para pensar, y creo que es una buena llamada de atención a las mujeres que aveces tienen arranques de estrella y pueden dejar pasar la posibilidad de ser felices con una pareja, por quedarse un enfoque muy egocéntrico de su vida.
    Triste, pero se ve... (un momentito, me voy a "tocar madera" y vuelvo...)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta saber que no soy la única con estos pensamientos y sentimientos. Ambas películas de BJ me encantan, hasta el punto de sentirme casi plenamente identificada con ellas (solo creo no ser tan descuidada como ella), pero en lo demás si, sobre todo esa tendencia de sentirme atraída por los hombres un tanto "malosos" esperando ser yo la mujer que los pueda cambiar, dejando pasar oportunidades con hombres buenos solo porque no me gustan lo suficiente y ahora, justo en la edad en la que le pasan a BJ todas esas cosas, me encuentro sola y esperanzada en que pronto llegue un Mark Darcy a mi vida....

    ResponderEliminar
  4. Annie nos escribió comentando que está "arriesgándose... a ver que pasa.... ;) " y por un error... el comentario se eliminó. Mil disculpas, Annie y... ¡que te vaya muy bien! Ya sabes lo que dice el refrán: quien no arriesga no gana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila Luzma... y muchas gracias!

      Eliminar

Todos los comentarios son valiosos.
¡Comparte tus ideas con nosotros!